sábado, 8 de abril de 2017

Vestido rojo del volantes

    Buenas tardes a tod@s!
    Después de varios "siglos" sin publicar nada (por varios motivos) os traigo un precioso vestido que me han encargado para una chica que se va a Andalucía unos días a bailar sevillanas.
    Como quería que el vestido no solo le valiera para la fiesta, sino que también se lo pudiera poner también en Madrid me pidió un vestido corto, con un poco escote en la espalda y en el delantero, y con volantes en las manga.
    Buscó para ello una bonita combinación de colores en el mismo tejido: rojo rubí y beige oscuro. Para darle más alegría a los volantes de las mangas, les añadimos unos cuantos metros de madroños pequeñitos.
    Con todo el material y las medidas en el taller, manos a la obra:
    Patrón básico de cuerpo y falda para hacer la base del vestido; modificación de pinza de pecho a pinza de sisa, colocación del escote en V tanto en el delantero como en la espalda; realización de la manga y del volante, considerando que son dos n cada brazo con dos centímetros de diferencia en el largo final.
    Con todo el patronaje hecho, lo colocamos con mimo sobre la tela, marcamos y cortamos dejando suficiente margen para la costura.
     Unimos las pinzas, el delantero con la espalda y le añadimos las mangas; todo ello cosido con hilvanes para poder hacerla prueba y que la rectificación sea más sencilla.
    Una vez hemos terminado la prueba, desmonto las mangas y recoloco la sisa que se había quedado muy fuera. También bajamos un poco el escote, tanto del delantero como de la espalda.
    Lo cosemos todo, ya a máquina y colocamos la cremallera.




    Unimos los dos volantes entre si, y a la bocamanga. Remallamos el borde exterior y hacemos el dobladillo.




    Despacito, vamos colocando la tira de madroños al mismo tiempo que pasamos a máquina; intenté colocarla entera con alfileres y luego coserla, pero es más fácil de ese modo, solo hay que ir despacio con el pedal :)


    Hacemos las vistas y las ponemos al mismo tiempo que colocamos en su sitio una cinta (realizada con la misma tela del vestido) a siete centímetros de la costura del hombro por la espalda, para que al haber tanto escote por el delante como por atrás los hombros no se caigan con el peso de las mangas (que por los volantes pesan lo suyo).




    Cosemos unas presillas en los hombros para que los tirantes del sujetador no se vean y hacemos el bajo. El vestido está listo para la segunda prueba y si todo está correcto para que la clienta pueda disfrutar él!!!!!





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario