miércoles, 29 de octubre de 2014

Los colores de los complementos en los vestidos de fiesta



    Cuando compramos un vestido de fiesta para una boda u otro evento de máxima importancia social  siempre nos surge la duda de que complementos deberíamos buscar para dicho vestido.
    Lo más socorrido es buscar los zapatos y el bolso del mismo color del vestido, pero esto es bastante complicado ya que, aunque hay multitud de zapatos de fiesta de colores, encontrar el tono exacto es casi imposible salvo que se solicite el calzado a medida y te lo confeccionen con la tela del vestido. Cosa que hoy por hoy no es tan fácil puesto que los fabricantes no compran tejido en exceso para poder darnos un pedazo para forrar zapatos.
    Así pues hay que buscar otras opciones, otra de las más escogidas es buscar el complemento en tonos metalizados, principalmente plateado, ya que combina con las pedrerías que muchos vestidos  llevan. En vestidos de tonos cálidos, como marrones o rojos-anaranjados, se ven zapatos dorados, e incluso cobres y bronces, aunque estos son más complicados de encontrar.
    Pero hay que tener en cuenta las nuevas tendencias que se pueden dividir en dos:
    Por una parte están se puede llevar zapatos y bolso de colores distintos el uno del otro, los cual facilita el combinar ambas piezas, como Paloma Cuevas en el homenaje a Mario Vargas Llosa con un bolso morado, zapatos platino y un vestido de gasa azul cielo.

    Y por otra parte, se puede elegir los complementos de un color totalmente distinto al del vestido, llegando incluso a elegir tonos opuestos o que en un principio no se combinarían juntos, sobre todo si el vestido es muy sencillo o de un color neutro, como hizo Nicole Kidman con un vestido blanco roto y  unos peep toes naranjas en los Oscar de 2011.

    Así pues imaginación al poder y atrévete!! 

lunes, 20 de octubre de 2014

Un paso, dos pasos. El buen caminar



    El vestido más elegante del mundo puede quedar seriamente deslucido por un mal paso. Con esto no me refiero a un traspié  o una caída, sino al mal caminar.
    Un caminar elegante no es difícil de conseguir solo hay que prestar atención a como lo hacemos e intentar corregir aquello que no es refinado. Cabeza erguida, hombros en su sitio, espalda recta , todo con orgullo y porte; porte el que hemos visto en las grandes divas de Hollywood, que para este caso haremos bien en copiarlas, orgullo el que podamos, por lo que somos, por lo que hemos vivido, porque somos mujeres y merecemos que la gente nos admire al pasar.
     Ahora pasaremos a los pies y las piernas, que son muy importantes. Los pies siempre paralelos, uno gemelo del otro; solo en las embarazadas es apto es caminar que les es ligeramente característico, como el de un pato, con los pies hacia afuera, pues la colocación de la pelvis no es la acostumbrada y el centro del equilibro está más adelantado por el peso del bebé.
    Los pasos han de ser cortos, de no más de 40 cm entre las piernas. Es muy poco estético ver a una chica alta, delgada, monísima, vestida que da gloria verla, dar unas zancadas tales que parece estar imitando al dueño de las botas de siete leguas. Que tenemos prisa pues se mueven las piernas más deprisa, que además es sano para la salud.
    Ahora los escalones: al subirlos solo se apoya la punta del pie, no todo él, el talón se deja en el aire, llevemos sandalia plana, manoletina, bota de motorista o zapato de salón. Al bajarlos intentaremos tener la espalda lo mas recta posible y la cabeza en alto, una puede mirar los escalones de soslayo o echarle un vistazo y luego no mirarlos más.
    Y con estos pocos consejos os deseo buena suerte y que seáis las mujeres más elegantes del mundo :)

martes, 7 de octubre de 2014

Carnaval 2015

    Sé que el año pasado hice un vestido a la francesa para el carnaval y también sé que no pude usarlo porque me puse mala para el domingo de carnaval y no pude salir de casa (tanto trabajo para nada). Pero sigo un poco empeñada en hacerme un vestido a la francesa para lucir ese día.
    El próximo día de carnaval es el 15 de febrero y ya tengo el diseño y la tela que voy a utilizar, y del año pasado tengo la cotilla, el tontillo y las faltriqueras.
    He estado investigando mucho para poder hacer una reconstrucción de un vestido este año y no solamente una réplica. Así pues este es el diseño que voy a intentar hacer, sin prisas pero sin pausa, para llegar al carnaval sin estres y así conseguir que que la espondilitis no se desmadre y me la vuelva a liar :)


    Y estas son algunas de las imagenes en las que me he basado para diseñar el mío:

Las cuatro estaciones, El Invierno. Boucher.

La familia Devin. Van Loo

Marie Leszczynsk, reina de Francia, leyendo la biblia. Jean-Marc Nattier
    Y en este para el color de la tela:

Madame de Pompadour. Boucher.




Antifaz

    El otro día me aburría un poco, es decir, tenía un espacio de tiempo en el que no podía hacer nada, ese espacio en el que has terminado lo que tenías que hacer y tienes que esperar a que la clienta venga a hacer la prueba para poder continuar; así pues como iba diciendo, el otro día me aburría un poco y decidí hacer un antifaz, de estos que se usan para dormir, no los de los disfraces.
    Tardé como una hora, y así es como lo hice:

    Primero busqué un patrón, porque consideré que crear el patrón desde las medidas de mi cara podía ser demasiado complicado. Y lo encontré en un libro que me regalaron, el libro tiene varios años pero la verdad es que es una cucada.


     Siento que a foto de la portada salga tan borrosa, pero entre los reflejos y mi pulsos de esa hora fue imposible que saliera mejor.


 
    Este es el patrón que elegí para mi modelo. Lo redondeé un poco por la zona de la nariz, tanto por arriba como por abajo.


     Estas son la telas que elegí: un raso negro para el exterior y un algodón rojo para el interior (que sea rojo da igual puesto que tienes los ojos cerrados).


    Después de poner el patrón sobre las telas, los calqué en una guata de algodón, para darle esponjosidad y comodidad al antifaz.


    Es coloca entre las capas exterior e interior, puestas con el revés de la tela hacia fuera, la goma o la cinta que vas a utilizar para sujetar el antifaz. Se cose por la marca y se hacen piquetes en las zonas donde hay curvas.


    Colocamos la guata sobre el antifaz y lo recortamos un poco para que quede en el interior cuando le demos la vuelta y no haya dobleces ni arrugas.


    Le damos la vuelta con mucho cuidado para que la guata no sufra y cosemos la zona que faltaba a mano. No hay que olvidar los piquetes en las curvas.


    Yo, al final, le hice una costura a maquina en rojo, no solo queda bonita, sino que además evitará que las costuras y la guata de muevan y se deformen cuando se use y se lave.
    Espero que os haya gustado.

jueves, 2 de octubre de 2014

Vestido drapeado rojo en raso


    El lunes 22 una chica entró en la tienda, vio un vestido, le gustó y se lo probó. Le estaba justo de cadera, pero viendo la cantidad de tela que había en la costura pensamos que se lo podríamos arreglar. La sorpresa llegó el día después cuando estando el vestido en el taller vi que no podía hacer tal arreglo.
    El vestido que le gustó es un vestido corto, en raso, asimétrico, con un tirante en un hombro y un drapeado de pliegues grandes en el lateral contrario.


    Y es verdad que tenía mucha tela en las costuras, en todas; en la del vestido de raso propiamente dicho así como en la de los dos forros que tiene este modelo; porque cuando un vestido tiene un drapeado hay que ponerle una tela para que el drapeado no se mueva, por ejemplo, en un cuerpo drapeado la tela sobre la que hace el drapeado es la que lo sujeta, pues en este caso el que sujetaba el drapeado era uno de los dos forros, así pues este forro que estaba unido al raso tenia un problema que no vi hasta que lo lleve al taller: que solo estaba unido al raso hasta la cadera, aquí habían cortado la tela y la habían dejado suelta, lo que supone que si yo hubiese sacado del vestido este hubiese tenido unos cortes horizontales en ambas caderas. Muy poco estético.
    Así pues el día 23 cuando vino a probarse se lo comenté y también le dije que podíamos solucionar el asunto haciéndole uno nuevo a medida, así no habría ningún problema.
    Y ella aceptó.
La tela fue un poco más oscura
El patrón, inclinado :)
   Y tras una gastroenteritis de varios días el sábado por la mañana estuve en condiciones de poder acercarme a la tienda para patronar, al menos, la base del vestido. La mañana del lunes, cortamos y cosimos el forro para poder verificar las medidas que habíamos tomado y una vez hecho esto pude hacer la transformación del patrón para añadir el drapeado.
     La mañana del martes se probó ya el vestido casi completo a falta de la costura del escote y el bajo.

El drapeado, en este caso, son unos grandes pliegues. El patrón está marcado con jabón.

La cremallera hacia las veces de ballena y mantenía el lateral sin tirante en su sitio.

Esta es la pieza de forro que sujeta el drapeado. La hice corta para más comodidad puesto que la tela del forro es un algodón bastante grueso, preferí que no hubiera capas innecesarias
    Ayer, con el vestido terminado, le hemos hecho la última prueba. Hay que retocar la sisa, acortar un poco el tirante y ajustar un poco el escote.
    Lo ha recogido esta mañana, la boda es el viernes.
Como siempre deciros que sobre la persona queda mejor que sobre el maniquí


Hemos tardado 4 días en terminarlo