domingo, 22 de octubre de 2017

Creativa 2017

    Hace un par de días una amiga comentó que este fin de semana era Creativa 2017, como hacia algunos años que no iba a ninguno de estos encuentros, mi madre y yo decidimos acercarnos al Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.
    Ha sido una experiencia bastante decepcionante. Considerando que es una feria donde básicamente para a comprar cosas o a pagar por hacer cursos, que tengas que pagar una entrada de 10€ para acceder (bien es verdad que si la comprabas por Internet eran 8€ y el domingo 7€) me parece un abuso, pero te regalan una bolsa...
    Sobre los expositores solo puedo decir que nunca he visto tan poca variedad, o tenían retales para patchwork o botones y piezas de madera para pequeñas decoraciones; de bordados había un expositor (sin hilos, solo gráficos); de encajes dos expositores, uno con bolillos y algunos hilos (poco) y otro que tenía almohadillas (Pontejos, el del centro de Madrid que tenía bastantes más cosas); lanas unos o dos expositores serios, lo demás ofrecían media docena de ovillos para demostrar que tenían más que para poder comprar los necesarios para un jersey; un expositor con pintura para porcelana y uno con artículos para el cuero (los más originales de toda la feria); prácticamente nada en abalorios (se ha pasado la moda) y nada de nada en cintería y encajes.
    Con esto no quiero decir que no haya merecido la pena, solo que me esperaba bastante más de un salón especializado en manualidades y labores.

Esto es lo que nos hemos traído de Creativa: la bolsa (hay dos pero la otra la tiene mi madre), una bobina de hilo de lino para hacer un collar veraniego con perlas naturales, un bolígrafo marcados que desaparece con la plancha, una pieza de tela para customizar una chaqueta y un ovillo de lada de cuatro cabos en degradé de azul que utilizaré para bordar las piezas de recreración

   

domingo, 15 de octubre de 2017

Falda steampunk rosa (segunda parte)

    Se acerca el invierno (se supone, porque a 15 de octubre estamos a 26º) y por ello estoy empezando a revisar mis prendas para esta temporada. En una caja (todavía no hemos terminado de vaciar las cosas de la mudanza) he encontrado la falda rosa de inspiración steampunk que me hice el año pasado. La verdad es que no me la he puesto mucho porque la cinturilla es incómoda. A ver, cuando la diseñé me apetecía que tuviera una cinturilla ancha como las faldas lápiz de los años 40 y 50, pero he descubierto (porque en esas cosas no te fijas) que tengo un talle muy corto, por lo que la cintura de la falda en su sitio más los 5cm de la cinturilla hacen que esta llegue hasta las costillas, y estando de pie no hay problema, pero sentada es muy molesta.
    Así ayer decidí arreglarla acortándola a 2,5cm que marqué con alfileres.


    Pasé un hilván por la medida por la que iba a cortar y unos hilos flojos por donde tenía que doblar la tela para nueva costura.


    Una vez estubo todo bien enganchado con alfileres procedí a coserlo a mano a pespunte.





    Dos horas y media después volví a colocar el botón y dí por finalizado el trabajo :)



martes, 3 de octubre de 2017

Ridículo para picnic imperio

    Este verano, pese a que ha sido bastante caótico debido a la mudanza, hemos conseguido hacer algunas cositas, y una de ellas ha sido este ridículo para un picnic que organizamos desde Anacrónicos.



    Encontré la imagen de este bolsito hace tiempo en pinterest, y me gustó tanto estaba esperando una ocasión para usarla.
    Como el tejido que usé para el vestido fue un algodón rayado en tono verde manzana con vetas de hilos plateados, para el que elegí unas telas de pachtwork en tonos grises, rojos y azules. Puesto que en ese momento tenía bastante tiempo libre por las tardes, decidí realizarlo totalmente a mano, costuras incluidas :)


    Corté las piezas, 36 rectángulos de 22cm X 3'5cm (doce de cada tejido), lo hice un poco más grande que el modelo original porque quería poder meter todas las cosas necesarias (monedero, cartera, una abanico pequeño, guantes, pañuelo, etc).

    Las cosí unas a otras siguiendo siempre el mismo orden: rojo, azul y gris, hasta que lo cerré completamente consiguiendo un tubo. después planché las tiras para poder conseguir los picos.




    Fijé todos los lados rojos hacia la derecha por arriba y todos los azules hacia la izquierda por abajo.


    Fruncí la parte de abajo hasta no dejar espacio, y la cerré.
     Con un botón de gran tamaño hice el remate que adorna esta parte, forrándolo con un poco de tejido rojo.

    Monté el forro con una pieza de 42cm X 22cm en gris y, tras cerrarlo de la misma manera que el exterior, lo metí dentro y los uní dándoles algunas puntadas.
    Tras hacerle un remate en la parte superior para que no se deshilachara, le cosí las piezas que harían las veces de rieles para el cordón que iba a cerrar el ridículo.
    Coloqué un cordón de seda fino en color gris y de adorno unas bolitas metálicas en los extremos.
   Ya está listo para salir.





   

lunes, 18 de septiembre de 2017

Falta poco

    Ya hemos terminado la mudanza. Ahora el Gato en el Taller se encuentra en Talamanca de Jarama.
    Solo os pido un poco más de paciencia, en breve me instalarán Internet y os pondré al día de las cositas que hemos hecho este verano.

lunes, 15 de mayo de 2017

De cara a este verano

    Buenas tardes a tod@s
    Está será  una entrada corta, solo para deciros que no estoy parada y que no he abandonado, simplemente se me ha complicado el verano. Ahora mismo estoy haciendo un vestido de madrina y un conjunto de novio y novia medievales, pero como son bodas hasta la fecha de la ceremonia no puedo publicar nada de ellos (solo faltaba que se vieran los trajes antes de tiempo 😋), serán el 15 de septiembre (la madrina) y el 20 de agosto (los novios).
    La otra razón es que en breve nos mudamos, y no solo cambiamos de domicilio, sino que cambiamos totalmente de zona, lo que lo hace un poco más complicado porque no conocemos bien el nuevo sitio y todavía no hemos decidido en que localidad nos iremos...
    Así que os pido que tengáis un poco de paciencia que hay nuevos proyectos, solo tardarán un poquito 😁

sábado, 8 de abril de 2017

Vestido rojo del volantes

    Buenas tardes a tod@s!
    Después de varios "siglos" sin publicar nada (por varios motivos) os traigo un precioso vestido que me han encargado para una chica que se va a Andalucía unos días a bailar sevillanas.
    Como quería que el vestido no solo le valiera para la fiesta, sino que también se lo pudiera poner también en Madrid me pidió un vestido corto, con un poco escote en la espalda y en el delantero, y con volantes en las manga.
    Buscó para ello una bonita combinación de colores en el mismo tejido: rojo rubí y beige oscuro. Para darle más alegría a los volantes de las mangas, les añadimos unos cuantos metros de madroños pequeñitos.
    Con todo el material y las medidas en el taller, manos a la obra:
    Patrón básico de cuerpo y falda para hacer la base del vestido; modificación de pinza de pecho a pinza de sisa, colocación del escote en V tanto en el delantero como en la espalda; realización de la manga y del volante, considerando que son dos n cada brazo con dos centímetros de diferencia en el largo final.
    Con todo el patronaje hecho, lo colocamos con mimo sobre la tela, marcamos y cortamos dejando suficiente margen para la costura.
     Unimos las pinzas, el delantero con la espalda y le añadimos las mangas; todo ello cosido con hilvanes para poder hacerla prueba y que la rectificación sea más sencilla.
    Una vez hemos terminado la prueba, desmonto las mangas y recoloco la sisa que se había quedado muy fuera. También bajamos un poco el escote, tanto del delantero como de la espalda.
    Lo cosemos todo, ya a máquina y colocamos la cremallera.




    Unimos los dos volantes entre si, y a la bocamanga. Remallamos el borde exterior y hacemos el dobladillo.




    Despacito, vamos colocando la tira de madroños al mismo tiempo que pasamos a máquina; intenté colocarla entera con alfileres y luego coserla, pero es más fácil de ese modo, solo hay que ir despacio con el pedal :)


    Hacemos las vistas y las ponemos al mismo tiempo que colocamos en su sitio una cinta (realizada con la misma tela del vestido) a siete centímetros de la costura del hombro por la espalda, para que al haber tanto escote por el delante como por atrás los hombros no se caigan con el peso de las mangas (que por los volantes pesan lo suyo).




    Cosemos unas presillas en los hombros para que los tirantes del sujetador no se vean y hacemos el bajo. El vestido está listo para la segunda prueba y si todo está correcto para que la clienta pueda disfrutar él!!!!!





   

jueves, 12 de enero de 2017

Dos faldas en 5 horas

    Mi madre me ha pedido que le haga unas cuantas cosas para el invierno y entre ellas había dos faldas, una recta con una tela con raya diplomática y otra de corte evasé con un terciopelo de algodón bordado con flores de cinta de raso; y con el patrón solo se modifica con la segunda, pensé en hacerlas a la vez para ahorrar tiempo.



    Así pues, una vez tomadas las medidas pertinentes, me puse manos a la obra y dibujé los patrones; primero el de la falda recta y basándome en este el de la falda evasé. Y como el terciopelo no se marca bien cuando lo doblas (el pelo lo impide) el patrón delantero lo dibujé entero. Coloqué los patrones sobre la tela y, tras marcarla, la corté.
    Remallados todos los laterales, puse las cremalleras y cosí las faldas, primero la costura central de la espalda y después los lados.
    Dibujé un rectángulo en entretela termofijable negra, para la cinturilla de la falda a rayas y después de pegarla con la plancha a la tela la coloque en su sitio. Solo falta coser un corchete para facilitar el cierre y hacer el bajo. Toque de plancha y listo.



    La cinturilla de la falda evasé fue un poco más complicada porque el terciopelo no se entretela bien y además si haces un cinturilla clásica queda demasiado gruesa, así que compré un poco de bies de algodón y con él rematé la parte alta de la falda. Corchete, bajo y plancha.






    Y listo!!!!